ActualidadDestacado

Carlos Campolongo fue entrevistado por Loli Belotti en Coffeelate, Late 93.1 sobre el escenario político actual: “Hay que pensar bien las cosas que se dicen y no buscar tanto la personalización”

Con una análisis riguroso y reflexivo, Carlos Campolongo habló sobre la realidad social y política del país. Entre ellos el panorama actual del peronismo, criticó el reciente anuncio del congelamiento de precios por parte del Gobierno. Además planteó diversas alternativas para mejorar áreas que considera están en como la educación y la salud las cuales considera, calificando a la primera cuyo estado actual señaló como “paupérrimo”,

Loli: ¿Cómo ve el armado del peronismo de cara a las elecciones de este año?

Campolongo: El peronismo no puede escapar en tanto movimiento que, obviamente, no se dibuja con una claridad absoluta para la mayoría de la opinión pública, quizás eso no sucede exactamente con los que están identificados con esa categoría política. Pero, no puede escapar a ese estado de ánimo general de país, donde reinan dos estados emotivos fuertes: uno tiene que ver con el miedo de lo que suceda y por ende, la incertidumbre. Son variables afectivas que, obviamente, inciden en la vida cotidiana, en la economía doméstica, en el trabajo, en el alimento, en la salud, en lo que no son abstracciones sino que son experiencias primarias. Por otra, el miedo y la incertidumbre tienen que ver con la subsistencia en algunos círculos todavía, de arrojar la idea de miedo de un lado que llamamos grieta hacia el otro lado y viceversa. Por lo tanto, el escenario es confuso y habrá que ver como los actores y agentes de poder en general se desempeñan para ver si se puede superar la actual crisis global que sufre la Argentina que no es solamente económico cambiaria, que es financiera, que es de endeudamiento, y se pueda construir mininamente un horizonte de esperanza para todas las generaciones que integran nuestro país.

Loli: La indignación a la que usted hacía referencia en su libro ¿Es política o es social?

Campolongo: No, la indignación es también un estado emocional múltiple, en el sentido que para algunos se acentúan otras dimensiones, para otros se acentúan otras dimensiones.. A ver, vamos a poner un ejemplo concreto para no hablar de cosas en el aire; se acaba de instrumentar una suerte de parche económico, yo lo llamo maquillaje. Esto que desearía que arrojar algún beneficio a gran parte de nuestro pueblo, que está sufriendo privaciones, me refiero a lo más elemental de la vida.
Se ha hecho un plan de 64 productos, que se ha detectado en el primer día de vigencia que hay muchas dificultades para acceder a él. Hay una preponderancia de segundas marcas. Ese plan, por ejemplo, no tiene ninguna consideración lo escandaloso con los medicamentos y sus precios. Ya sea porque no los entregan o porque la burocracia, la mala burocracia, distorsiona todas las cosas.
Porque en lugar de hacer congelamiento de precios, mejor pensar en quitarle las retenciones al IVA. La urgencia de mantener la alimentación a nuestros compatriotas es un valor prioritario.

Loli: La entrega a manos del mercado de la situación actual y que no haya un orden político ¿Es totalmente deliberado o circunstancial?

Campolongo: No, es un proyecto existencial desde la concepción que tiene el núcleo duro que domina todo lo que podríamos llamar los negocios. Digamos lo que implica la energía, el precio de las autopistas, el precio de los combustibles y así sucesivamente. Podríamos debatir que ver que entendemos por mercado. Porque ni siquiera la versión de Adam Smith, son tomadas de la manera fundamentalista que la ha tomado este gobierno. ¿Qué sentido tenía quitar todas las retenciones?
Por ejemplo. Hay una retención actualmente al maíz. El maíz para exportación tiene una retención mucho más baja que la que es necesario el maíz para valor agregado en un producto, retención al valor agregado. Por ejemplo, el maíz de un pochoclo tiene 5 veces más de más retención que el otro. Eso es porque hay una conceptualización que se restringe porque nosotros producimos alimentos. Se trata hay una relaciones de poder, y las representaciones de poder implican intereses. Y los intereses implican ganancias para unos y pérdidas para otros. No hay neutralidad en la conflictividad social. El conflicto de intereses existe. Y para eso está el estado, para buscar equilibrio. Una regulación cuando se dan estas crisis. Y ahí entra el voluntarismo, y esto a muchos le hace acordar a la frase de Pugliese “Les hablé con el corazón, les contesté con el bolsillo”, y es lo que está pasando.

Loli: Frente a un modelo de país integrador ¿Qué tres factores debería tener?

Campolongo: Mire, en primer lugar, debe lograr un compromiso político amplio, que el que lo debe el que lo debe conducir el Gobierno de turno, por supuesto no lo puede liderar la oposición. Ahí tenemos una primera esquizofrenia. Por un lado, inaugura las sesiones del congreso, pero en realidad, me corto solo por decreto, por parche… Pasando en limpio, un elemento es construir las condiciones de un consenso político no bobo, con metas y objetivos muy muy claros. En el cual todos se comprometan y, bajo la pena de que habrá sanciones de tipo político, social o inclusive jurídicas para quienes quieran sacar los pies del plato. Esto es en primer lugar.
Segundo. Argentina hace años que no tiene planeamiento estratégico. Por ejemplo. Se lanza un plan Belgrano, que en teoría es excelente. No se está absolutamente considerando eso.
Tercero. Sería ponerse de acuerdo, inclusive, insinuando cuales podrían ser los instrumentos, de lo que es de urgencia inmediata, de lo que sería un mediano y largo plazo. Hacer un cuidado integral de las personas. Por ejemplo, la Educación y salud son ambas cuestiones tanto de urgencia como a mediano y largo plazo.
Y agrego otra, desafinamiento del Gran Buenos Aires ¿Por qué no se generan polos urbanísticos para generar una estructura diferente de país? Los ferrocarriles todavía tienen vestigios de la época en la que había puertos. Y hoy ya no los hay.

Ariel: ¿Usted está trabajando con Roberto Lavagna?

Campolongo: Soy amigo de Roberto Lavagna desde la década del ’70, lo acompañé en el 2007, hice promocionar su candidatura a senador por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 2013, Dialogo con él y demás. Por ahora en el espacio de Lavagna recién ayer se abrieron las oficinas donde va a funcionar donde él y los equipos, y seguramente yo esté cerca de ahí. Pero formalmente, no hay constitución de un equipo todavía.

Ariel: ¿Está de acuerdo en dejar afuera al kirchnerismo?

Campolongo: Bueno, el proyecto del él no es dejar afuera al kirchnerismo. En realidad lo que se trata es la ultra personalización de la política. Que es ese binarismo entre el actual y la ex. Hay que ver qué decisión toma cada uno de ellos, porque yo veo dificultades que con diversos factores de toda índole la ausencia de un país integrador. Veo dificultades para el día 11 de diciembre.

Ariel: ¿Está descartado que el kircherismo integre esta alianza?

Campolongo: Todavía no ha trascendido. Hay sectores que han estado comprometidos con el kirchnerismo. Hasta le diría que algunos jóvenes que intregaron “La Cámpora” lo están visibilizando a Lavagna como una visión integradora. Yo no sé si los argentinos somos consientes de la guerra social que estamos viviendo.

Campolongo señala que en la Argentina actualmente se vive un clima de “guerra social”. En dicho clima nota que hay un desanimo y “falta de confianza”, definiciones que exceden el análisis político y se involucra directamente lo social. Se lo vio afectado como adolescentes toman dcisiones extremas como el suicidio, como también diversas enfermedades, a las cuales sostuvo que “hay que atender”.

Ariel: Ayer salió a hablar Margarita Stolbizer que no quiere que siga Macri “porque sería muy malo” ¿Usted coincide con esa afirmación?

Campolongo: A mí me parece que hay que buscar un poco más de pensar bien las cosas que se dicen y no buscar tanto la personalización. A mí me parece que la hiperpersonalización que está teniendo la política, no ayuda. Vea, desde la filosofía de Hegel en adelante, pasando por la del general Perón, a mí me gusta la lucha política, la parte agonal de la lucha política, por las ideas y no tanto por las personas. Si nos vamos a anclar en tirarnos los miedos de los unos sobre los otros, es muy difícil que tengamos espacios en el pensamiento para tener creatividad, ideas nuevas y aportar eso con responsabilidad que tiene cada uno de los dirigentes políticos, porque si tiene esa vocación, deben estar a la altura de las responsabilidades que marca la hora. La verdad que si tengo que personalizar en si me da más miedo Macri que Cristina, me parece una pelotudez.

Ariel: ¿Cómo cree que se sale de esa personalización?

Campolongo: Obedece a muchos factores. La época que estamos viviendo es uno. La lógica de los medios de comunicación, es otra. Los narcisismos de ciertos dirigentes, es otra. La imposibilidad que se pueda deliberar a través de representaciones sociales y políticas. Para ser más claro, los partidos políticos no existen en este momento. Y yo no conozco otra forma de representación. Pueden combinarse las formas de representación, yo no lo monopolizo todo en el partido político, pero eso demandaría una reforma política. Yo tengo mis opiniones críticas sobre las PASO. Tengo mis opiniones críticas sobre la representación para la elección presidencial. Tengo mis opiniones críticas con que se confunde reforma política con reforma electoral. Pero yo buscaría la regeneración de los sistemas de representación, para que la sociedad tenga confianza mínima en sus instituciones.

Ariel: ¿Cuál de ellas hoy presenta una confiabilidad en distintos sectores de la sociedad?

Campolongo: Con la prudencia de no generalizar al divino botón ¿Cuántos en nuestra sociedad creen en la justicia hoy por hoy? ¿Cuántos creen en las fuerzas de seguridad? Si no tenemos creencias, no se puede constituir una sociedad.

Si yo creo que la sociedad como piensa el neoliberismo tchatcheriano, reaganiano… si yo creo que lo único que existe es el individuo y a lo sumo, la familia, pero después ningún tipo de organización, estoy en el egoísmo más puro. Esas son creencias. No me detengo en ver si es bueno o malo. Sería plausible que las justica estableciese las sanciones cuando corresponda en tiempo y forma, eso es deseable. Pero también la urgencia de cuidar a las personas, de tener un proyecto, se vuelve insalvable, hay que ponerse ya a pensarlo. No tenemos dirigentes a la altura de las circunstancias. Yo veo a aquellos que dicen que son la “nueva política”, que es mentira, Macri no es la nueva política, observo y distingo que hay gente muy bien intencionada, con ganas de hacer bien las cosas, pero distingo bien a algunos otros, que lamentablemente, han tomado lo peor de las generaciones anteriores, de las cuales yo me incluyo.

¡Hacé click para revivir la entrevista a Carlos Campolongo!

Entrevista: Loli Belotti
Producción Periodística: María Lorena Belotti, Ariel Stempeleth y Federico Samarro
Redacción: Federico Samarro para MLB Productora

Anuncio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar