ActualidadDestacado

COVID-19: Mark Rutte condenó los disturbios en Holanda

El Primer Ministro repudio los hechos ocurridos en el fin de semana por parte de los manifestantes que reprocharon el toque de queda sanitario

Mark Rutte se vio obligado a expresar su descontento con una sección de la sociedad holandesa por el enfrentamiento contra la Policía.

Los alborotadores atacaron a la policía e incendiaron coches y bicicletas para protestar contra el toque de queda introducido el sábado.

El gobierno neerlandés estableció la semana pasada que el horario sea de las 21 hasta las 4:30.

En caso de violarlo sin un permiso, una persona puede ser multada con 95 euros.

La última vez que el país tuvo un toque de queda fue durante la segunda Guerra Mundial.

En la ciudad sureña de Eindhoven, los manifestantes lanzaron fuegos artificiales, saquearon supermercados y destrozaron escaparates.

Hubo protestas más pequeñas en Ámsterdam y en algunas ciudades y pueblos de todo el país.

Las fuerzas policiales reportaron que más de 200 personas fueron detenidas.

Para Rutte, «esto no tiene nada que ver con la protesta, es violencia criminal y la trataremos como tal«.

Lo que sucedió en Eindhoven fue que se lanzaron pelotas de golf y fuegos artificiales a la policía con todo su equipo antidisturbios, que finalmente utilizó gases lacrimógenos para despejar a la multitud.

Las bicicletas que fueron incendiadas, las usaron para armar barricadas.

Mientras que en Enschede, los manifestantes arrojaron piedras a las ventanas de un hospital.

Un centro de pruebas de COVID-19 en Urk fue incendiado durante el sábado por la noche.

Hugo de Jonge, Ministro de Salud, comentó que este último hecho «supera todos los límites«.

Los consejeros de seguridad regionales se reunieron hoy para discutir una respuesta.

Por: Augusto Fortunato

(Para MLB Productora)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar