Deportes

En el fondo, todos somos un poco como «Magic» Johnson

Lo que pasó del 7 de noviembre de 1991 en adelante en la vida de Earvin "Magic" Johnson fue algo que muy pocas personas sintieron, hasta hoy

A fines de octubre de ese año, Los Angeles Lakers se encontraban en plena preparación para una nueva temporada de la NBA.

Eran vientos de cambio para la franquicia de Los Angeles, California porque Pat Riley había abandonado su puesto como entrenador tras la derrota ante los Chicago Bulls en las finales del 90′.

Tras la gira por Francia, el base de 2,06 metros (algo inusual para la época) les dijo a los directivos que estaba cansado y quería descansar.

Lo lograron convencer que viajará a Salt Lake City para un amistoso contra los Utah Jazz y que no jugaría muchos minutos.

Previo a subirse al avión, se realizó unos estudios médicos para obtener un seguro de vida, producto de su popularidad como uno de los mejores jugadores de la liga.

Tras aterrizar en la tierra de Karl Malone, lo llamaron para pedirle que vuelva de nuevo.

Al estar nuevamente en el Aeropuerto de Los Angeles, fue directo a ver a su médico personal, ahí fue cuando su vida cambio radicalmente. Le diagnosticaron que tenía el VIH.

Durante los primeros partidos, escondieron el asunto con la excusa que tenía gripe.

The Announcement magic johnson
«Magic» Johnson anuncia su retiro ante la mirada del comisionado David Stern y Kareem Abdul-Jabbar. Foto: Athletique

Aunque no lo pudieron ocultar por mucho más, el 7 de noviembre se realizó una conferencia de prensa en la que el jugador comunicó la noticia a todo el mundo.

Le siguió su retiro de la actividad profesional y un nuevo objetivo, se unió a la Comisión Nacional sobre el sida.

Lo que siguió fue un colapso en los hospitales del país, miles y miles empezaron a hacerse chequeos para comprobar si tenían el virus.

Se había terminado la teoría de que el sida era sólo una enfermedad para los homosexuales.

También estuvo el rechazo social hacia quien era una de las grandes figuras del deporte estadounidense.

Nadie lo saludaba, nadie quería entrenar con él ni estar cerca de su presencia.

El miedo y la paranoia por ser contagiados con un saludo o por el sudor invadían la mente de la opinión pública sumada a la falta de información.

Este caso se vuelve a repetir casi treinta años después. La expansión del COVID-19 generó casos de coronavirus en todo el mundo.

Salió de China en enero y en menos de un mes, llegó a Europa. Los civiles subestimaron la situación y Italia ya tiene más de 2.000 muertos por esta causa.

En Argentina, todo llegó con el inicio del tercer mes del año. Hay 65 afectados y 2 muertos.

En Estados Unidos, ya hay más de 3 mil casos y una declaración de emergencia nacional.

El pasado miércoles, la NBA decidió suspender todos sus partidos hasta nuevo aviso por el primer caso de un jugador que positivo en las pruebas.

Rudy Gobert, jugador del Utah Jazz, había tocado los microfónos en una rueda prensa previa en forma de burla un día antes de la noticia.

Chris Paul, jugador de Oklahoma City Thunder, se había acercado al vestuario rival para consultar sobre la situación del pívot y fue casi echado a patadas.

View this post on Instagram

A message from @rudygobert27 to the fans

A post shared by Utah Jazz (@utahjazz) on

Horas antes y en Europa, Liverpool FC y Atlético de Madrid jugaron el último partido con público por la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones.

Los jugadores como entrenadores rechazaron el saludo protocolar de darse las manos y se saludaron con un choque de antebrazos.

Resultado de imagen de simeone klopp
Diego Simeone y Jürgen Klopp, entrenadores del Atlético de Madrid e Liverpool FC, evitaron el saludo protocolar. Foto: Olé

Incluso Jürgen Klopp criticó el día previo al partido a un periodista por el tema de sanidad entre los jugadores.

La Euroliga, las ligas de fútbol europeas, el Masters 1000 de Indian Wells de tenis y la Fórmula 1 fueron cancelados por temor al virus.

Resultado de imagen de german pezzella
Germán Pezzella, el primer jugador de fútbol argentino en dar positivo en una prueba de coronavirus. Foto: Clarín

A principios de está semana, le llegó el turno al fútbol sudamericano.

En el fútbol argentino, se jugó a puertas cerradas (algo que hasta el presidente de la nación avaló) y sólo River Plate no quiso jugar su partido por la Copa de la Superliga.

Hoy llegó la resolución final, la Asociación del Fútbol Argentino tomó la misma decisión que el resto de las federaciones de la CONMEBOL.

Por más que hay campañas de prevención e información, sólo sería mortal para las personas mayores de 65 años con enfermedades crónicas y el buen lavado de manos e no estornudar en la mano, la preocupación eleva sus niveles.

Coronavirus supermercados
En varios países afectados por el coronavirus, las compras han sido superiores o iguales a la época de navidad y año nuevo. Foto: 20minutos

Las ventas de insumos en productos sanitarios como los barbijos e alcoholes en gel han aumentado. Pero no sólo eso, las compras en los supermercados también crecieron por temor a una cuarentena como ocurre en España.

Gritos en los aeropuertos por la acumulación de gente, críticas de unos a otros por un simple estornudo en un transporte público forman parte de las actividades sociales cotidianas.

Aquí es cuando en el fondo nos sentimos, un poco, como «Magic» Johnson.

Se busca evitar el contacto con los demás, rechazamos los saludos culturales como los besos, abrazos y los apretones de mano (aunque está vez si hay que cumplirlos) por temor al contagio.

Ni hablar de compartir las costumbres tradicionales, si antes un mate «no se le negaba a nadie», ahora es lo opuesto.

El campeón de la NBA y olímpico, tras sentir la soledad por completo, buscó la ayuda de otras personas. La encontró en Elizabeth Glaser.

Glaser contrajo el VIH tras una transfusión de sangre contaminada por el virus en 1981.

Luego, realizó un programa con otros niños que habían contraido el virus. Allí, conoció a Hydeia Broadbent, una niña de 7 años que rompió en llanto y expresó que quería ser tratada como una «niña normal«.

Magic Johnson-Hydeia Broadbent-Nickelodeon AIDS
«Magic» Johnson junto a Hydeia Broadbent y otros niños durante el Nickelodeon AIDS. Foto: CNN

Dentro del frenesí de los brotes, se ha tergiversado todo y parece que sería el fin del mundo. Cuando hay virus que son más letales.

Finalmente el oriundo de Michigan pudo comprobar que no representaba peligro para sus colegas y volvió para el Juego de las Estrellas del 92′ y los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Sin embargo, mientras se preparaba para otra temporada, comentarios como los de Karl Malone y una imagen suya mientras es curado de un corte, fue observada por todos y el miedo aún seguía ahí.

gary vitti magic johnson
La imagen de Gary Vitti mientras curaba una herida de Magic Johnson dio la vuelta al mundo. Foto: ESPN

La retirada volvió a ser el movimiento a realizar y el alivio llegó con un cocktail de medicamentos que le permitió volver por última vez. Se retiró en 1996.

Desde aquel entonces, no paró su lucha y fue uno de los principales exponente de la lucha contra el SIDA.

Hasta que aparezca un líder de opinión que genere un movimiento de concientización global, muchos vivirán bajo los efectos producidos por los medios masivos de comunicación.

Si ese aspecto de tratarnos como si Argentina fuese Italia o China sigue, seguiremos bajo el dominio del espanto que nos llevará a sentirnos desconfiados ante cada estornudo ajeno y el consumismo compulsivo.

Hasta que eso desaparezca, viviremos lo que Earvin «Magic» Johnson sintió a partir del 7 de noviembre de 1991.

Para más información sobre el caso y su resolución pueden ver el documental de ESPN 30X30 titulado «The Announcement«.

Por Augusto Fortunato

(Para MLB Productora)

 

Etiquetas
Anuncio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar