ActualidadDestacado

Los «Chalecos Amarillos» se han manifestado en Francia a un año de su creación

El movimiento social francés que cuestionó al Presidente Emmanuel Macron por sus políticas, volvió a salir a las calles francesas para conmemorar sus 365 días de lucha en el país europeo

El aumento de combustible, la pérdida de poder adquisitivo y el abandono de las zonas rurales fueron las gotas que rebalsaron el vaso

El número de personas decreció pero los «Chalecos Amarillos» nunca dejaron de manifestarse

Hace un año, cuando todo empezaba y Francia volvía a ser el plano principal en todo el mundo por un movimiento numeroso de gente con «Chalecos Amarillos», muchos se preguntaban que era lo que ocurría allí. El aumento de los combustibles, fue lo que terminó de explotar los ánimos de los franceses. En Francia, existe un impuesto sobre el consumo doméstico de energía llamado TICPE, en francés.

Se le introdujo en 2014, un alza suplementaria llamada tasa a los combustibles fósiles o impuesto al carbono. El precio que los consumidores pagan aumenta a alrededor de un 23% para el diésel y un 15% para la gasolina entre octubre del 2017 y octubre del 2018. Esto generó problemas para los habitantes que viven en áreas peri-urbanas porque necesitan del traslado en automóviles para ir a trabajar.

Sin embargo, esto no fue lo único porque la disminución de los ingresos afectó a una gran parte de la clase media (67%), que se vio perjudicada por el aumento de las contribuciones de la seguridad social y los gravámenes sobre los ingresos de capital. Una encuesta del Centro de investigación para el estudio y la observación de las condiciones de la vida destacó un sentimiento de abandono por parte de las autoridades públicas en determinados sectores de la población. Tres de cada diez personas creen que viven en un territorio abandonado. Dicho sentimiento es tanto geográfico como social y esta percepción es más fuerte en los territorios rurales. En resumen, propusieron dos cambios radicales basados en reducir todos los impuestos como la creación de la asamblea de ciudadanos.

El movimiento de los «Chalecos Amarillos» fue la luz en la fría y oscura Francia

El último conflicto entre los «Chalecos Amarillos» y la policía ocurrió en Montpellier hace dos semanas

El día del inicio de las protestas, 280 000 personas han participado y en cada fin de semana, los disturbios han crecido como el número de participantes. Esto se prolongó durante todo el otoño y el invierno, en algunas ocasiones el número sobrepasaba los 100.00 manifestantes.

Fueron meses duros, en los cuales Macron ha optado por tomar diversas medidas como la creación de una ley para luchar contra los actos de vandalismo durante una protesta que permitiría sancionar jurídicamente a los organizadores de manifestaciones no declaradas, la renuncia al alza del impuesto al combustible, el aumento de 100 euros al mes para los trabajadores que ganan el salario mínimo, la reincorporación de la exención de impuestos de las horas extras, la anulación del alza a las cotizaciones de los jubilados que ganen menos de 2.000 euros al mes y la exención de impuestos de la prima de fin de ano en las empresas, entre otras. Aunque, se negó al restablecimiento del Impuesto de solidaridad a la fortuna (ISF), una de las principales reivindicaciones de los Chalecos Amarillos.

El movimiento desde marzo ha empezado a perder convocatoria y desde entonces el número de civiles que iban a las calles disminuyó considerablemente.

El «feliz cumpleaños» a Macron y la vuelta masiva a la calle

Este fin de semana del 15 al 17 de noviembre fue el aniversario de está revolución social que sacudió Francia, disturbios con la policía, patrimonios incendiados, pinturas, detenidos, gases lacrimógenos lanzados y hasta muertos tuvo esta secuencia de hechos ocurridos.

La jornada de ayer empezó con las estaciones de metro cerradas en la capital, en París hubieron 4.700 manifestantes y hubo disturbios en Place d’Italie, en total la policía arrestó a 173 miembros en esa región del país. Automóviles volcados, equipos de construcción y basura quemada, saqueo de colectivos generaron en media hora que los asaltos esporádicos de pequeños grupos se convirtieron en un estallido de violencia. También ocurrieron disturbios y enfrentamientos con la policía en otras regiones.

En Nantes , estallaron enfrentamientos en el centro de la ciudad entre la policía y casi mil civiles, según la prefectura. El centro fue rápidamente invadido por gases lacrimógenos. Se erigió una barricada de paneles de construcción cerca del castillo. Se podían leer, «menos cadenas, más robles» en las paredes de la prefectura. En Montpellier , la permanencia del diputado «de The Republic» Patrick Vignal fue blanco de los manifestantes, en el marco de una marcha que se extendió gradualmente, con seis arrestos y dos policías heridos, informó la prefectura. En Burdeos , algunos enfrentamientos esporádicos, con intercambios de gases lacrimógenos y proyectiles, marcaron el día. fueron alrededor de 1800 personas que marcharon, un renacimiento de la movilización en comparación con los últimos meses, pero lejos del pico de este pasado invierno europeo.

En el resto de Francia , las primeras manifestaciones comenzaron por la mañana y siguieron siendo pacíficas. En el sureste, han reinvertido algunas rotondas, distribuyendo folletos a los automovilistas, sin degradación o interrupción significativa. Había cien en Albi (Tarn), algunas multitudes en Auch , en el Gers. En Saint-Etienne , había unos 500 para manifestarse en paz, sin poder acceder al centro de la ciudad, bajo llave de la policía. Las rotondas también se han reinvertido en Normandía, Caen y Rouen , y en Bretaña, particularmente en Vannes . Eran 700 en Lille para pedir más «justicia social, justicia fiscal, justicia climática». En Grenoble , una manifestación unitaria fue reunir a sindicatos, como los «Chalecos Amarillos» y asociaciones, los organizadores ven una «preparación para el 5 de diciembre», fecha de una huelga interprofesional temida por el ejecutivo.

Mientras todo esto pasaba en Francia, los manifestantes entonaban el «feliz cumpleaños» a Emmanuel Macron.

Por Augusto Fortunato

(Para MLB Productora)

Etiquetas
Anuncio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar