Deportes

Messi, la barrera que Simeone no puede superar

En el estadio Wanda Metropolitano, Atlético de Madrid recibió al FC Barcelona por la fecha 15 de La Liga Santander y fue derrotado por 0-1 con gol de Lionel Messi a los 86'

Antoine Griezmann recibió silbidos por parte de la afición local durante su anuncio en la voz del estadio como en cada vez que participó del juego

Es la primera vez que ambos elencos se enfrentaban por el torneo local desde que empezó la temporada. Los catalanes necesitaban ganar para seguir en la cima, la victoria de Real Madrid ante el Alavés los forzaba a seguirles el ritmo al equipo «merengue». Mientras que los locales, tenían que sumar tres puntos para escalar posiciones en la tabla y acercarse al tercer lugar, que quedó en lugar de Sevilla FC.

El historial por está competición no era favorable para los locales, en los pasados 18 encuentros no habían podido superar al conjunto «Culé» (13 derrotas y 5 empates). Era la cuenta pendiente de los dirigidos por el «Cholo», así como la de «La Pulga» era anotar un gol en el estadio que le faltaba, ya había dejado su sello en todos, menos en el Metropolitano.

La bandera en contra de Antoine Griezmann, por parte de los aficionados del Atlético de Madrid

Había mucha expectativa por el recibimiento de Antoine Griezmann, ex jugador de los «colchoneros» que pasó al «Barça», en su regreso a la que fue su casa por muchos años. Los seguidores pusieron una bandera que decía»Querías un nombre y se te olvidó ser un hombre». El traspaso a un rival fuerte de la competición doméstica, fue algo que no olvidarán ni perdonarán y luego después que en la previa del Mundial de Rusia 2018, el francés le declaró a Gerard Piqué, defensor del FC Barcelona, que en ese momento se quería quedar bajo las riendas del «Cholo» y que declinaría la oferta del club «Blaugrana». Un año después, se concretó el traspaso por 120 millones de euros.

El tridente del FC Barcelona, Messi-Suárez-Griezmann, empieza a entenderse dentro del campo

En la noche fría y lluviosa madrileña, había mucha presencia sudamericana porque el brasileño Felipe y el argentino Ángel Correa fueron titulares para los anfitriones, mientras que del otro lado estaban Lionel Messi, Luis Suárez y Arthur Melo. Santiago Arias como Arturo Vidal esperaban su turno en el banco de suplentes. El local tuvo la primera ocasión de gol. A los seis minutos, Mario Hermoso metió un balón al área que tocó Junior y se estrelló en el palo. Diez minutos después, Felipe cabeceó la pelota tras un centro de Kieran Trippier y se fue cerca de los palos defendidos por Ter Stegen. A los 19′ Mario Hermoso volvió a acaparar la escena principal, conectó un pase de Joao Félix y el arquero alemán respondió para despejar el peligro. Era todo del «Atleti».

A los 25′ llegó la respuesta de la visita, Trippier perdió la pelota ante Messi y el capitán se la cedió al croata Rakitic para que haga un remate raso que controló el arquero Oblak. A los 40′, Ter Stegen volvió a mantener el cero en su arco, tapó un remate de cabeza de Morata tras un lanzamiento de tiro de esquina y a los 42′, Gerard Pique casi anota el 0-1, con casi la misma fórmula, un centro que el central campeón del mundo remató y mandó el balón al palo. Durante la primera mitad, los locales sometían al visitante a su ritmo de juego, con una presión intensa por parte del Atlético Madrid, que lograba neutralizar al FC Barcelona casi por completo.

Mario Hermoso remata ante la mirada de Ivan Rakitic

En el complemento, la situación fue inversa y el que comenzó con la iniciativa fueron los actuales campeones de liga. A los 60′, Messi volvió a probar a Oblak, quien en dos tiempos se aseguró del balón para que el uruguayo Luis Suárez llegué a rematar el rebote. A partir de ese momento, la tónica del duelo se tornó en un ida y vuelta, pero con imprecisiones en la mitad de la cancha que truncaban las llegadas de gol. Cuando quedaban cuatro minutos para el final, Thomas Lemar cometió un error y el contraataque rival empezó. El balón le llegó a Messi por la banda derecha, con el perfil invertido, el máximo goleador histórico del club fue hacia el centro a pura velocidad, se la pasó al centrodelantero uruguayo, Suárez en un toque, se la devolvió para que entre tres, el capitán tirará al arco y la pelota entre tras hacer inútil la estirada de Oblak.

La visita supo controlar su ventaja y no hubo tiempo patra más en el Wanda Metropolitano, el FC Barcelona venció 0-1 al Atlético de Madrid para seguir en el primer lugar de la liga. Messi rompió su maleficio en este estadio y la maldición del «Atleti» de Simeone ante este club continúa, por Lionel Messi.

Por Augusto Fortunato

(Para MLB Productora)

Anuncio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar