DeportesDestacado

River-Boca: un Superclásico con antecedentes de la “vieja” Copa Libertadores

Millonarios y Xeneizes se verán las caras una vez más en el marco de la Copa Libertadores, en este caso, en instancias de semifinales. El encuentro de ida se disputará esta noche, desde las 21:30hs, en el estadio Monumental. Sin embargo, la historia de los Superclásicos internacionales se empieza a escribir mucho antes

Libertadores 1966

El primer encuentro internacional entre Xeneizes y Millonarios data de la Copa Libertadores de 1966. Más precisamente, «los primeros encuentros» dado que en esa competencia se vieron las caras 4 veces. Boca llegó a esta Copa por obtener el Campeonato de Primera División de 1965, mientras que River había sido el subcampeón (no conseguía un título local desde 1957). El tercer equipo argentino fue Independiente por ser el campeón de la Libertadores del año anterior.

Boca y River compartieron el Grupo 1 junto con equipos peruanos (Universitario y Alianza Lima), y venezolanos (Lara y Deportivo Italia -hoy llamado Deportivo Petare-). De estos 6 equipos, solo dos pasarían a la ronda siguiente.

Fue el 10 de Febrero de 1966 la fecha del primer enfrentamiento internacional de los dos equipos más importantes de la Argentina y fue victoria de River, dirigido por Renato Cesarini, por 2 a 1 en el Monumental (Juan Sarnari y Daniel Bayo anotaron los goles del Millonario, mientras que Alfredo Rojas descontó para el Xeneize). Néstor «Pipo» Rossi era el entrenador de Boca Juniors.

El encuentro revancha se disputó en la Bombonera, el 24 de Marzo. En este caso, fue Boca quien se impuso por 2 a 0 con sendas anotaciones de Alfredo Rojas. River finalizó en el primer lugar del grupo con 17 puntos y Boca en el segundo, con 14, ambos clasificados a la siguiente instancia.

La «semifinal» no era como la conocemos actualmente, sino que se trataba una nueva instancia de grupos, más reducida. River, Boca e Independiente compartieron el Grupo 1 (El conjunto de Avellaneda ingresaba directamente en esta instancia por ser el campeón vigente de la competencia), además de Guaraní de Paraguay. El Grupo 2 estaba integrado por 3 equipos: Peñarol y Nacional de Uruguay, y Universidad Católica de Chile.

El 14 de Abril se enfrentaron en el Monumental Boca y River. A los 8 minutos de juego, Boca ya estaba 2 a 0 en ventaja, con goles del Norberto Madurga y Rojas; pero River logró poner el definitivo 2 a 2 por intermedio de Juan Sarnari y Carmelo Simeone (e/c). En los partidos siguientes, Boca empató 1 a 1 con Guaraní en la Bombonera y 0 a 0 con Independiente en Avellaneda, mientras que River se impuso 4 a 2 de local a Independiente y, también en su estadio, 3 a 1 a Guaraní. Por estos resultados, a Boca no le alcanzó el derrotar a su eterno rival 1 a 0 en la Bombonera (5to gol en esta competencia de Alfredo Rojas ante los Millonarios) y quedó afuera del sueño copero. River e Independiente terminaron empatando el primer puesto del grupo con 8 puntos, por lo que tuvieron que definir el pase a la final en un encuentro de desempate, disputado en cancha de San Lorenzo. Tras empatar 0 a 0 en los 90’, debieron jugar el tiempo suplementario en el que llegaron los goles de Onega y Cubilla para River, mientras que Artime había empatado parcialmente para el Rojo.

River enfrentó en una recordada final a Peñarol. El partido de ida, en Montevideo, fue para el conjunto uruguayo por 2 a 0. Cuatro días más tarde se enfrentaron en el Monumental, con victoria millonaria por 3 a 2. En esa época no se computaba la diferencia de gol ni se definían los encuentros por la vía de los lanzamientos desde el punto penal, por lo que debieron jugar un tercer partido a modo de desempate. ¡48hs más tarde! Ambos planteles estaban en el Estadio Nacional de Santiago de Chile para definir la Copa. River se puso en ventaja 2 a 0 en el primer tiempo, por intermedio de Daniel Onega y Jorge Solari. Resultado que se mantuvo hasta los 20’ del ST, cuando el ecuatoriano Alberto Spencer (a la fecha, el máximo goleador de toda la historia de la Libertadores) descontó para el Carbonero y, seis minutos más tarde, Julio César Abbadie empató el partido, que se terminó definiendo en el alargue. Alberto Spencer y Pedro Rocha pusieron el 4 a 2 definitivo para el cuadro uruguayo que obtenía así su tercera de sus cinco Copas Libertadores de América. El folklore del fútbol cuenta que, desde ese día, a River Plate le pusieron el mote de «gallinas» por esa final perdida. Boca tendría que esperar once años para obtener su primera Copa, en 1977, mientras que River recién lo lograría en 1986.

Libertadores 1970

Boca y River llegaron a esta edición de la Copa, otra vez Boca como Campeón, en este caso del Torneo Nacional 1969 y River como Subcampeón de dicho certamen. El Millonario seguía con abstinencia de títulos desde 1957 (tendría que esperar hasta 1975 para volver a dar una vuelta olímpica), mientras que el Xeneize venía de salir campeón del mencionado Nacional ’69 habiendo dado la vuelta en el mismísimo Monumental. Ambos compartieron la zona con los equipos bolivianos (Bolivar y Universitario de La Paz). En el primer partido, en cancha de River, se impuso Boca por 3 a 1. Aldo Villagra había abierto la cuenta para el equipo de la Ribera, empató Enzo Gennoni para los de Núñez y, a 15’ del final, José María Silvero hace ingresar en Boca a Jorge Coch en lugar Ignacio Peña y el recién ingresado se despacha con dos goles en los últimos 12’ de juego para sentenciar el 3 a 1 definitivo para el Xeneize. Boca también se quedó con la segunda presentación en este caso por 2 a 1, en la Bombonera (Larrosa y Savoy los goles Xeneizes, Onega, el gol Millonario). Boca clasificó a la segunda ronda como líder e invicto del grupo, mientras que River pasó en la segunda colocación.

Ambos clubes compartieron grupo en la segunda ronda. Luego vendría el primer enfrentamiento Superclásico de esta instancia donde el conjunto de Núñez, en su estadio, derrotó a Boca por 1 a 0 (gol de Carlos Rodríguez). Luego le tocaría al conjunto peruano visitar Buenos Aires para caer nuevamente ante ambos representantes argentinos. En la última fecha, Boca recibía a River en la Bombonera. River llegaba primero del grupo con 6 puntos y Boca segundo con 4. El Xeneize necesitaba ganar para forzar un partido de desempate (en ese entonces, se otorgaban dos puntos por partido ganado). El empate final en 1 a 1, le dio el pase a semifinales a River, que caería en esa instancia ante Estudiantes de La Plata. El Pincha sería el campeón de ese torneo, obteniendo su tercera Copa Libertadores al hilo.

Libertadores 1977

El Boca del «Toto» Lorenzo había sido el gran ganador del año 1976, adjudicándose tanto el Campeonato Metropolitano como el Nacional y, por ende, se había clasificado a la edición de 1977 de la Copa Libertadores. Quedaba por definir un segundo lugar para el fútbol Argentino y se hizo mediante un partido desempate, jugado en la Bombonera, entre Huracán (subcampeón del Campeonato Metropolitano) y River Plate (subcampeón del Campeonato Nacional). Dicho encuentro finalizó con goleada del equipo Millonario por 4 a 1, obteniendo así el conjunto de Núñez el pase a la Libertadores de 1977, acompañando a su rival de toda la vida. River había caído en la final de la Copa Libertadores 1976 ante Cruzeiro, al igual que diez años antes, el Millonario cayó de visitante, ganó de local y fue derrotado en el partido de desempate en el Estadio Nacional de Santiago de Chile.

En este caso, el Boca de Lorenzo y el River de Labruna solo se vieron las caras por fase de grupos, compartido con los uruguayos de Peñarol y Defensor Sporting. Fue una victoria de Boca en la Bombonera por 1 a 0, con gol de Roberto Mouzo y, finalmente, cerraron el Grupo 1 con un empate en cero en el Monumental. Boca finalizó primero en su grupo con 10 puntos. River fue segundo, con 6 puntos pero, en ese formato de Copa, solo el ganador del grupo avanzaba de ronda, por lo que el conjunto millonario terminó eliminado en primera fase.

Boca superó en forma invicta la segunda ronda, tras superar a Deportivo Cali y Libertad de Paraguay. En la final lo esperaba Cruzeiro, el actual campeón y verdugo de River en la final anterior. Boca se impuso 1 a 0 en la Bombonera, con gol de Carlos «Toti» Veglio. En la revancha, Cruzeiro hizo valer la localía, ganando también 1 a 0 con gol de Nelinho. El 14 de Septiembre de 1977, disputaron el tercer partido en el estadio centenario de Montevideo. Tras 90’ de juego y los 30’ de alargue sin goles, la Copa se definió en los lanzamientos desde el punto del penal. Boca acertó en los cinco penales ejecutados. Cruzeiro había convertido sus cuatro primeros lanzamientos también, pero Hugo Orlando Gatti fue el héroe del día, atajándole el penal a Vanderlei y dándole a Boca Juniors su primer Copa Libertadores de América.

Libertadores 1978

Por haber ganado la edición de 1977, Boca ingresó a la presente Copa directamente en semifinales, instancia que compartiría con River Plate y Atlético Mineiro. En el primer Superclásico Copero, empataron 0 a 0 en la Bombonera. El 17 de Octubre de 1978, Boca derrotó a River con un contundente 2 a 0 en el Monumental (Mastrángelo y Salinas hicieron los goles Xeneizes; Saporiti y Merlo vieron la roja en el conjunto de Labruna) y se clasificó a la final por segundo año consecutivo. La víctima fue el Deportivo Cali, dirigido por Carlos Salvador Bilardo. El conjunto colombiano logró sacar un empate en cero en su estadio. Pero el Boca del Toto lo liquidó 4 a 0 en la Bombonera (Perotti x2, Mastrángelo y Salinas) obteniendo su segunda Copa Libertadores.

Como para cerrar un ciclo espectacular conducido por Juan Carlos Lorenzo, ese año Boca obtuvo la Copa Intercontinental frente al Borussia Mönchengladbach. El partido de ida, jugado en la Bombonera, finalizó empatado en dos tantos (Mastrángelo y Ribolzi hicieron los goles Xeneizes, Hannes y Bonhf anotaron para el conjunto alemán). En la vuelta, jugada en el estadio Willpark de Karlsruhe, el conjunto argentino se impuso con un claro 3 a 0 (Felman, Mastrángelo y Salinas), convirtiéndose en el cuarto equipo argentino en consagrarse campeón del mundo a nivel de clubes. El conjunto Millonario tendrá que esperar hasta 1986 para poder consagrarse a nivel internacional.

Por Valentín Rives

(Para A Todo Boca)

Edición: Ezequiel Brañanova

Anuncio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar