Showtime

Se estrenó la última temporada de Orange is The New Black

Llegó a Netflix la última emisión que consta de 13 capítulos

Es el fin de un ciclo para esta plataforma de streaming ya que se trata de un producto emblemático en cuanto a las historias, los temas y formas de abordarlos y también al consumo de las historias por streaming. Muertes, liberaciones y encarcelamientos. Reapariciones y desapariciones. Amor y cambios y enfermedades y nuevas circunstancias y más fallecimientos.

A su estreno, allá por el 2013, Orange no era la primera serie original presentada por Netflix, pero realmente era la primera «serie de Netflix» en el sentido en que las conocemos ahora. House of Cards, que se estrenó pocos meses antes que Orange y concitó toda la atención, era una serie adaptación de otra serie británica.

Orange era una historia original, una experiencia cultural de la televisión. La otra mitad son las conversaciones y debates que suscitan las ficciones, y eso cambia cuando la gente no está prendida a la pantalla mirando un mismo programa en un mismo canal, a la misma hora y el mismo día de la semana. Como los espectadores no coincidían a la misma hora y por el mismo canal, debieron encontrar otro modo de conectarse, algo que permitieron las redes sociales que surgieron más o menos en el mismo momento.

Los protagonistas preferidos de la era anterior eran mayormente hombres blancos, probablemente parecidos a los que manejaban las cadenas de televisión. Pero la era siguiente estaría abierta a un amplio espectro de identidades, razas, orientaciones sexuales y experiencias de vida. Y Orange fue crucial para abrir las puertas de esa nueva era.

A pesar de su cuota de guardiacárceles varones y de otros hombres significativos en las vidas de las reclusas, Orange era feminocéntrica sin tapujos y sin ruborizarse. Era polimorfa en cuestión de género y de identidad sexual. Las reclusas se identifican como transgénero, heterosexuales, bisexuales, homosexuales «y gays mientras dure la estadía».

Más que diversa, la serie era compleja: las bandas carcelarias suelen dividirse por raza, pero dentro de esos grupos hay subdivisiones, marcadas por diferencias generacionales, de origen social, o por el simple hecho de que cada persona es un individuo. La estructura de los episodios fomentaba esa filosofía, intercalando flashbacks en el relato del presente.

Fue ganadora de tres Emmys 2014 entre los cuales está Mejor Casting, Nominada todos los años en Emmys y Golden Globes.

Anuncio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar