¿Qué es el queratocono y por qué no hay que frotarse los ojos?

LIFE STYLE 24/08/2023 Por Late
Si bien se sigue investigando su origen y cómo evitarlo, existen diferentes tratamientos, acorde con el grado, que ayudan a mejorar la calidad y cantidad de visión, y, por ende, la vida de los pacientes.
ojo

El queratocono es una patología evolutiva que se produce cuando la córnea (la lente externa del ojo) se hace más delgada y sobresale en forma de cono. Puede afectar ambos ojos, aunque siempre más a uno que al otro. Suele comenzar en la adolescencia y puede avanzar lenta o rápidamente.

 

 

Cuando hay presencia de queratocono, la córnea se altera, de manera crónica y progresiva, modifica su curvatura, por un cambio intrínseco de su estructura. Se afecta la biomecánica corneal y varía la visión, tanto por un defecto de refracción (astigmatismo alto e irregular) como también (en estadios avanzados) por la pérdida de su transparencia. Causa visión borrosa porque las imágenes se deforman como si se mirara a través de la base de una botella.

¿Cómo surge el queratocono?

No está del todo claro por qué aparece, pero se sabe que hay una predisposición genética y que la acción mecánica del frotado de los ojos puede ser un estímulo que, al menos, favorezca su evolución. Por otra parte, hay una asociación muy frecuente entre el queratocono y la alergia ocular, que genera picazón y es común que los pacientes tiendan a restregárselos.

 

En la actualidad, se sigue investigando su origen y cómo evitarlo.

 

¿A quiénes afecta el queratocono?

Según datos publicados este año (2023) en la revista BMJ Open Ophthalmology, la incidencia anual del queratocono es variable en el nivel global, en un rango que va de 1,3 a 32,3 casos cada 100 mil habitantes, si bien es mayor en regiones como Asia.

 

Síntomas y tratamiento del queratocono

Uno de sus síntomas es la picazón ocular y la necesidad del frotamiento ocular, que provoca que las fibras de colágeno de la córnea se rompan y progrese la enfermedad de manera más acelerada. Por eso, y por otras consecuencias oculares, nunca se debe frotar los ojos.

 

En las primeras etapas, la visión se corrige con anteojos o lentes de contacto, mientras que en períodos más avanzados es necesario realizar procedimientos como cross-linking (que aumenta el entrecruzamiento de las fibras de colágeno de la córnea para fortalecer su estructura y disminuir el avance de la patología) o los anillos intra estromales, que ayudan a estabilizar la córnea.

 

En estadios intermedios, cuando la córnea está más deformada, se pueden colocar anillos de material biocompatible en su interior, son de acrílico y funcionan como arcos de tensión. Se realiza con un láser denominado de femtosegundo, que aporta una precisión micrométrica. Así, se logra aplanar y regularizar la curvatura corneal para tener mayor tolerancia a los lentes de contacto e, incluso, mejorar la agudeza visual.

 

También hay casos muy avanzados en los que los procedimientos anteriores no son posibles de realizar y hay que apelar al trasplante de córnea Hay dos tipos: el lamelar anterior profundo y el penetrante.

 

En el primero, se extrae la parte dañada del tejido corneal, se dejan los tejidos sanos y se procede al trasplante. En los penetrantes, en tanto, se cambia todo el espesor corneal.

 

La córnea es un tejido avascular, razón por la cual, es menos propenso a los rechazos.

 

Es muy importante la donación de tejidos y órganos. Se ha avanzado mucho en esta dirección, pero hay que continuar trabajando en la educación y concientización de las donaciones ya que es algo a resolver en el núcleo de cada familia. De esta forma, se ayuda a mejorar la calidad de vida de otras personas.

 

Los pacientes con queratocono deben acudir al oftalmólogo para evaluar el estadio y la evolución de su patología para su tratamiento en el momento indicado.

 

Dr. Germán Bianchi, médico oftalmólogo, jefe de trasplante de córnea en Clínica Nano.

 

Fuente Ámbito